lunes, 16 de enero de 2017

ARMONÍA - Graciela Heger


Parece difícil en estos tiempos decir "mantén el buen humor", y sin embargo, es parte de lo que debemos lograr para estar en armonía. 
 Observemos por un instante a las personas en un transporte público,
en la calle, en la oficina, o simplemente en nuestro hogar...
 ¿A cuántas vemos de buen humor?

Seguramente la respuesta será: muy pocas, o ninguna. Qué triste, ¿no? Si los seres humanos comprendiéramos que la alegría es parte de la magia de la vida, que sólo con alegría se llega de una manera distinta e inolvidable al corazón de los demás, y que la alegría sana, cura, cambia...

 En cambio, parece que estar enojado, triste, agresivo o quejándonos todo el tiempo está mejor, y si supiéramos que toda esa energía disparada por doquier nos produce malestar, sensación de incertidumbre, temor, miedo, y hasta logra muchas veces que enfermemos y en el menor de los casos padecer pequeños malestares como dolor de cabeza, indigestiones y hasta que no podamos conciliar el sueño... 

 Todos estamos buscando la alegría fuera de nosotros, pero no es ahí en donde podemos encontrarla. La alegría está en nosotros, y somos los únicos que podemos estimularla y hacer que salga, que aparezca. Parece que hoy nos cuesta sonreír o estar alegres porque sí, porque se nos ocurre, o porque nos decidimos a vivir de una manera diferente a los demás.

 Se han perdido tanto la alegría y el buen humor, que cuando nos ven sonreír demasiado, hasta nuestro entorno suele preguntar ¿qué le pasó? ¿qué le sucedió..? Se ven a diario en los trabajos caras serias, estructuradas, preocupadas, corriendo sin parar... y si alguno ríe lo juzgan que no trabaja y no como que ese ser es feliz...

 Llegamos a casa y sucede algo parecido, primero miramos la cara de todos y si los vemos relajados reímos y si no, nos adaptamos a las circunstancias... Vamos a una reunión y sucede lo mismo, si ríen, nosotros reímos, si no ríen, nos sentamos y ponemos la cara que mejor se adapte...

 ¡Y qué grave error cometemos! Si sentimos alegría tenemos que saber que es bueno, que atrae cosas buenas a nuestra vida y que llevamos con ella cosas buenas a los demás también. Además, esa alegría que nace de un corazón alegre, de un saber mirar la vida del lado positivo, tiene un valor incalculable... 

Debemos dejar que la alegría fluya de nosotros, e imaginar que somos como bengalas... En un cielo muy oscuro podemos iluminar, y si cada día somos más, esa luz irá creciendo, y poco a poco podremos hacer desaparecer toda esa carga negativa y nefasta que día a día nos aplasta... ¡Intentemos llevar alegría a los que nos rodean, y esa alegría se verá multiplicada en nuestras vidas! 

 Graciela Heger

jueves, 22 de diciembre de 2016

QUIEN HA ENTRADO EN EL PORTAL DE BELÉN? Gerardo Diego




ESTE ES UN BELLO POEMA DEDICADO A LA NAVIDAD DE JESÚS, SU AUTOR ES GERARDO DIEGO, CON LA MÚSICA DE A. VIVALDI: GLORIA IN EXCELSIS DEO, BELLÍISIMAS OBRAS PARA DISFRUTAR Y ENVIAR A NUESTROS AMIGOS PARA SALUDARLOS, ¡FELIZ NAVIDAD!

viernes, 9 de diciembre de 2016

Video - Poema - NAVIDAD DE NADIE- Edwin Franklin Chiluisa Mena



 NAVIDAD DE NADIE es un poema de Edwin Franklin Chiluisa Mena, mi amigo de Ecuador, muy sensible y perceptivo, le dedica estos versos a los marginados sociales, a los "sin voz", sin esperanzas, que en estas fechas tan apreciadas por todos, ellos no tienen nada para agradecer, celebrar ó festejar, es un tema que nos concierne a todos y que puede movilizarnos para que pongamos nuestro granito de arena y lo ayudemos a Dios a cuidar, amar, tolerar y respetar a quienes nos necesitan, empezando por los más débiles, los niños y los ancianos que están solos...

jueves, 3 de noviembre de 2016

Animarse a volar...

 
Animarse a volar
 
...Y cuando se hizo grande, su padre le dijo:
-Hijo mío, no todos nacen con alas. Y si bien es cierto que no tienes obligación de volar, opino que sería penoso que te limitaras a caminar teniendo las alas.
-Pero yo no sé volar – contestó el hijo.
-Ven – dijo el padre.
Lo tomó de la mano y caminando lo llevó al borde del abismo en la montaña.
-Ves hijo, este es el vacío. Cuando quieras podrás volar. Sólo debes pararte aquí, respirar profundo, y saltar al abismo. Una vez en el aire extenderás las alas y volarás...
El hijo dudó.
-¿Y si me caigo?
-Aunque te caigas no morirás, sólo algunos machucones que harán más fuerte para el siguiente intento –contestó el padre.
El hijo volvió al pueblo, a sus amigos, a sus pares, a sus compañeros con los que había caminado toda su vida.
Los más pequeños de mente dijeron:
-¿Estás loco?
-¿Para qué?
-Tu padre está delirando...
-¿Qué vas a buscar volando?
-¿Por qué no te dejas de pavadas?
-Y además, ¿quién necesita?
Los más lúcidos también sentían miedo:
-¿Será cierto?
-¿No será peligroso?
-¿Por qué no empiezas despacio?
-En todo casa, prueba tirarte desde una escalera.
-...O desde la copa de un árbol, pero... ¿desde la cima?
El joven escuchó el consejo de quienes lo querían.
Subió a la copa de un árbol y con coraje saltó...
Desplegó sus alas.
Las agitó en el aire con todas sus fuerzas... pero igual... se precipitó a tierra...
Con un gran chichón en la frente se cruzó con su padre:
-¡Me mentiste! No puedo volar. Probé, y ¡mira el golpe que me di!. No soy como tú. Mis alas son de adorno... – lloriqueó.
-Hijo mío – dijo el padre – Para volar hay que crear el espacio de aire libre necesario para que las alas se desplieguen.
Es como tirarse en un paracaídas... necesitas cierta altura antes de saltar.
Para aprender a volar siempre hay que empezar corriendo un riesgo.
Si uno quiere correr riesgos, lo mejor será resignarse y seguir caminando como siempre.

Jorge Bucay

martes, 4 de octubre de 2016

Una muy buena noticia. Autor: Jeff Foster

 Aquí te dejo, una muy buena noticia.

Justo aquí, justo ahora, en este momento, no necesitas "averiguar" el resto de tu vida, independientemente de lo que digan los demás.
No necesitas todas las respuestas. Éstas llegarán, a tiempo, o no, o quizás es que las preguntas innecesarias simplemente se desvanecerán.
No hay ninguna prisa. La vida no tiene ningún apuro. Sé como las estaciones. El invierno nunca intenta convertirse en verano. La primavera no se apresura hacia el otoño. La hierba crece a su propio ritmo.
Las elecciones que habrán de hacerse se harán, y no tienes poder de elección en eso. Las decisiones que habrán de tomarse se tomarán, los acontecimientos se darán, pero en este momento, tal vez, no necesitas saber las soluciones o los resultados, o cuál sería la mejor forma de proceder. Quizás el no saber es un invitado especial al banquete de la vida. Quizás la apertura a toda posibilidad es un muy querido amigo. Quizás hasta la confusión podría venir a descansar aquí.
Y de esta manera, en lugar de tratar de "componer" nuestras vidas, en lugar de tratar de resolver perfectamente lo irresoluble y rápidamente completar la historia épica de un "yo" ficticio, simplemente podemos relajarnos en un absoluto no-saber, hundiéndonos profundamente en al cálido abrazo del misterio, sumergiéndonos en lo más hondo de este momento, saboreándolo completamente, con toda su singularidad y con toda su maravilla.
Y después, quizás, sin ningún esfuerzo, sin lucha ni estrés, sin que haya un "tú" involucrándose en nada, las respuestas verdaderas surjan en su propio y dulce tiempo.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Dar... Isabel Reyes

 Dar...

 ¿Olvidaste el reír? ¿Aprendiste a llorar?

Será que no conoces la alegría de dar...
Podemos con tan poco disipar el sufrir...
Y empezar nuevamente a aprender a reír... 

¡Ah, si tu conocieras la alegría de dar! 
Mira, es la forma más hermosa de amar
que reciben los otros. 
Ser la fuente generosa 
para que todos puedan beber: 
Reconocerse agua y darse sin pensar, 
Pues las almas son como las plantas,
a las que hay que regar. 
Benditos y felices los que logran decir: 
“Hoy me he dado“ 

...Merecen la dicha de vivir. 

¿tanto se puede dar, tanto se puede hacer? 
A ese niño que pasa, tú lo puedes querer, 
A la mujer que sufre la alienta tu reír, 
Al hombre que trabaja lo anima tu cantar. 
Y tu puedes cantar y reír y querer. 
¿Ves que fácil tarea?...
Sí, la puedes hacer... 
Olvida tu sufrir y olvida tu llorar: 

¡Regálate a ti mismo la alegría de dar! 
Autor: Isabel Reyes

martes, 30 de agosto de 2016

Video: Cómo evitar un derrame cerebral



En este vídeo te explicamos paso a paso todo lo que puedes hacer para evitar un derrame cerebral. Los accidentes cerebrovasculares pueden tener consecuencias terribles, por lo que vale la pena hacer todo lo posible para prevenirlos. Cuando se produce un derrame cerebral, hay una interrupción del flujo sanguíneo al cerebro. Las principales causas son la aterosclerosis y la hipertensión. Para evitar al máximo los accidentes cerebrovasculares te aconsejamos que mantengas un peso y un estilo de vida saludables, controles tu presión arterial, compruebes tu nivel de colesterol, tu nivel de hematocrito en la sangre y tus niveles de azúcar en la sangre, dejes de fumar, evites situaciones de estrés y aprendas a relajarte. Fuente del video: